La elegancia de un padrino

El padrino, centro de toda mirada. 

El padrino es el alma masculina más visible después de la figura del novio ya que libra un papel muy significativo en la boda, entre otros acompañar a la novia hasta el altar, siendo centro de toda mirada. 



Su imagen ha de ser impecable considerando siempre la delicada formalidad que existe en la elección del traje de padrino, que tiene en cuenta la armonía que debe de existir junto al traje de novio.

PROTOCOLO VS TENDENCIAS

Tendencia a los convencionalismos por encima de la tradición

El protocolo en las bodas de hoy en día es algo que ha ido regenerándose a lo largo del tiempo y a día de hoy existe una tendencia hacia los convencionalismos frente a un estricto protocolo.
Lo que se mantiene por encima de toda tendencia es la imagen de un padrino que sigue ajustándose al modelo elegido por el novio y la función que desempeña con la emocionante ilusión y elegancia que merece una boda perfecta.

Aunque no se atienda fielmente a la norma de que exista un traje específico para cada ocasión en función de si se trata de una ceremonia de día o de noche, se estila mucho el uso de colores oscuros en bodas de noche y tonalidades claras o tonos azul oscuro o grises por el día.
El traje de padrino sigue siempre el mismo criterio de elección que el traje del novio, respetándose siempre que la elección del traje de padrino esté acorde al modelo de traje que vestirá el novio.

En una boda religiosa los trajes más demandados son el CHAQUÉ y el ESMOQUIN. 

A día de hoy, el CHAQUÉ es un distinguido modelo de traje de etiqueta de uso clásico en ceremonias compuesto de pantalón gris a rayas de corte slim y levita negra, que ha evolucionado con modelos de trajes monocolor de un slim perfecto que se ciñe a la figura de cada hombre para estilizarlo. 
Se combina con un chaleco pudiéndose diferenciar respecto al del novio en el color, usando el negro, gris o marino o tonalidades más claras pero nunca más llamativas que las del chaleco del novio.
El ESMOQUIN es ese traje de etiqueta que surgió bajo el concepto de fiesta se ha desarrollado para implantarse como predilecto en ceremonias, por su frescura y elegancia.

El TRAJE DE SASTRE TRAJE CLÁSICO, el traje de chaqueta y pantalón tradicional es considerado como otra opción muy acertada para el padrino por ser un modelo de traje formal, sencillo y elegante

 

LA DIFERENCIA ESTÁ EN EL DETALLE

Un complemento tan personal como la corbata o la pajarita sigue la misma directriz de ser distinta y más discreta que la novio, siendo diferentes en modelo y color dejando la luz protagonista al novio.
Se suele usar una flor del mismo ramo que la novia o un pañuelo en el bolsillo superior de la chaqueta o levita.
La camisa de un padrino ha de ser siempre blanca o de colores claros o de motivos como las rayas, pero el cuello ha de ser blanco. 
Acompañar la camisa de unos gemelos, le va a dar siempre un toque muy personal y refinado.
El chaleco, de corte clásico, de colores claros o discretos, dejando los tonos más estridentes para el novio.
El calzado, un zapato de cordón de tipo Oxford, siempre nuevo o extremadamente cuidado e impecable.

El padrino ha de destacar en la boda de una manera elegante, en armonía con la imagen del novio, respetando su protagonismo, aportar actitud, formas llenas de la distinción y gracia que merece la figura de un selecto padrino de bodas.


Ponte en contacto

aeronautica
alessandro
antonaga
armani-col
barbour
buccino
carlo
coronel
dorego
etiem
fabio
fifty
armani
harrys
kensintong
meyer
motobike
passaport
patadegayo
pertegaz
pierre
ramon
rodia
sorbino
tenkey
thomas
torras
vickers

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Mantente informado de las últimas tendencias en moda masculina de cada temporada, así como de eventos y promociones especiales de nuestras tiendas, suscribiéndote al boletín de noticias.

Cita previa